Las mejores canciones oficiales de fútbol – 2

Las mejores canciones oficiales de fútbol – 2

Los himnos oficiales durante los partidos de fútbol son parte de las puestas en escena de los encuentros. Los coros de aficionados entran así en modo competición y son un estímulo para los jugadores.

El verdadero test de calidad de estas canciones del ‘jugador número 12‘ se puede medir según cuatro criterios como mínimo. A saber, si son originales, si han resistido el paso del tiempo, si son pegadizos y si tienen la capacidad de movilizar de emociones, esfuerzo y voluntades. Si van en esa línea, tendrán todos los números para convertirse en tops.

Pasamos revista a las, tal vez, mejores canciones oficiales de fútbol, las que suman los mejores historiales en la memoria colectiva de los aficionados. Son siete, a ver qué te parecen.

picture

‘We’re On The Ball’ de Ant & Dec (2002). Esta canción fue grabada por el grupo británico Ant & Dec para estimular a la selección inglesa en la Copa del Mundo de 2002. Es un pop-rap en el que hay referencias a la canción ‘Rock DJ’ de Robbie Williams y su rima, ‘un país necesitado’ con ‘super sueco’, en inglés, era una referencia al entrenador Sven-Göran Eriksson.

‘El Cant del Barça’. Fútbol Club Barcelona (1974). El himno, el sexto de la historia del club, se estrenó en 1974 y, en seguida, ganó una extraordinaria popularidad. Lo mejor, la letra, que habla de integración y de hospitalidad, pero, sobre todo, su música permite seguirla con palmas.

‘Hot Shot Tottenham’ de Chas & Dave (1987). El Tottenham Hotspur convocó a sus hooligans más fanáticos para colaborar en la recaudación de fodos para la final de la Copa Británica de 1987. Hay algunas estrofas en cockney, lo cual es muy original. Al final, el Tottenham no ganó el partido, perdió 3-2 ante el Coventry. Bueno, pero al menos tenían una canción original que todavía recuerdan los aficionados.

‘Forever blowing bubbles’ – West Ham (1920). Es el himno del club británico West Ham. Está inspirado en el musica ‘The passing show’ de 1918. El himno hace referencia a un jugador de talento de la década de 1920, Billy Murray, que tenía un gran parecido con la imagen de un anuncio de jabones de la época, de ahí lo de las burbujas. Se trata de uno de los himnos más populares y más antiguos del fútbol británico.

‘Dale Cavese’ – Boca Juniors (década de 1990). Se trata de la canción oficial del Boca Juniors argentino. Su origen no puede ser más sorprendente y desconcertante. ‘Dale Cavese’ es una canción local italiana, de un pueblo perdido de la Italia profunda, que, por alguna extraña razón, la afición del club argentino adoptó en la década de 1990 cambiándole el título por ‘Dale Boca’. Tienes que oírlo.

‘Roma, Roma, Roma’ de la Asociazione Sportiva Roma (1974). Se trata de un himno pasional que rivaliza con el de ‘Grazie Roma’ que se canta al final de los partidos en su estadio olímpico cuando la Roma resulta vencedora y ha convencido con su juego a los aficionados. Su autor es Antonello Venditti, un catautor italiano de fama.

‘You’ll never walk alone’Liverpool (1945). Es el himno oficial del Liverpool. Se traduce como ‘Nunca caminarás solo’. La canción fue compuesta originalmente para el musical ‘Carrousel’ en 1945 por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, y, aunque no lo creas, en origen la música nada tenía que ver con el fútbol. La canción era cantada en el musical cuando uno de sus protagonistas se suicida tras verse acorralado por la policía tras cometer un atraco fallido.

La canción se interpretaba en otra versión en la megafonía del estadio del Liverpool, pero ocurrió que una tarde de octubre de 1963, el sistema se estropeó. El público, acostumbrado a escucharla, empezó a cantarla a capela de manera espontánea. A partir de ahí, se forjó la historia más popular de este himno. Un himno que adquirió aún más fuerza tras las tragedias de Heysel y Hillsborough.

Tanto éxito, tanta popularidad ha alcanzado este himno que forma parte de los himnos no oficiales de otros conjuntos, como el Borussia de Dormunt alemán y el Celtic de Glasgow. Por supuesto, con letras adaptadas a sus necesidades e idiosincracias.

Visto lo visto, ¿con cuál te quedas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *